banner
Hogar / Blog / ¿Qué son los ladrillos refractarios y para qué sirven?
Blog

¿Qué son los ladrillos refractarios y para qué sirven?

Jun 22, 2023Jun 22, 2023

Desde el amarillo hasta el gris, pasando por el tradicional rojo y naranja, los ladrillos son omnipresentes en muchas de nuestras ciudades y se utilizan ampliamente en la construcción. Brevemente, el proceso de fabricación de ladrillos tradicionales implica moldear arcilla y cocerla en hornos, facilitando la creación de bloques macizos, bloques perforados, cobogós, tejas y otras formas. Los ladrillos cerámicos son económicos; fácil de encontrar; cuentan con gran resistencia, inercia térmica y acabado; y no requieren mano de obra tan especializada para la construcción. Pero si la instalación se realiza cerca de fuentes de mucho calor, el ladrillo común acabará agrietándose y rompiéndose, haciendo más adecuados los ladrillos refractarios. Pero ¿qué significa eso?

Puede parecer contradictorio que un material que ha sido quemado en hornos a temperaturas superiores a los 1000° C no pueda soportar altas temperaturas. De hecho, el principal problema es el choque térmico. Cuando el ladrillo común entra en contacto con una fuente de calor, se expande rápidamente. Cuando la fuente cesa (el fuego se extingue, por ejemplo), la materia se contrae. Estos cambios bruscos de temperatura afectan a la estabilidad de la estructura y pueden formar grietas y otros problemas graves. Los materiales refractarios son aquellos que pueden soportar altas temperaturas sin que el calor dañe su estructura, resistencia o conductividad térmica. En el caso de los ladrillos, la composición química de los refractarios es diferente a la de los ladrillos normales, lo que también influye en su color y conductividad térmica.

Para usos domésticos, como hornos, parrillas y chimeneas, los ladrillos refractarios utilizados suelen estar compuestos por arcilla que contiene principalmente alúmina y sílice, elementos capaces de soportar altas temperaturas. Si bien la alúmina tiene cualidades reflectantes, la sílice es un excelente aislante. Cuanta más alúmina esté presente en la mezcla, mayor será la temperatura que aguantará el ladrillo (una consideración imprescindible para usos industriales) y más cara será la pieza. La sílice tiene un tinte más grisáceo, mientras que la alúmina tiene una apariencia más amarillenta.

Además de la función técnica, hay arquitectos que utilizan ladrillos refractarios vistos para construir y revestir superficies. En el proyecto Tropical House Urveel, desarrollado por Design Work Group, se utilizaron ladrillos refractarios de varias formas. A veces porosos como un "jali indio", a veces opacos y texturizados, a veces formando un patio y otras actuando como fondo, estos ladrillos se veían por toda la casa.

Además de los propios ladrillos, el mortero utilizado también debe soportar altas temperaturas. Así, suele estar compuesto por áridos especiales como vermiculita y arcilla refractaria. Al igual que los ladrillos, también puede contener alúmina (Al2O3), mullita-zirconia y otros materiales.

Siempre es importante enfatizar que, al diseñar o construir estructuras que entrarán en contacto con el fuego, es esencial prestar atención a los materiales utilizados de acuerdo con las regulaciones locales. Esta cantidad de cuidados es un pequeño precio a pagar para evitar pérdidas materiales o accidentes más graves. Buscar asesoramiento de expertos y fabricantes siempre es fundamental.

Eduardo Sousa